Catedral de Morelia

Catedral de Morelia

Entre las calles Luis Moya y la Avenida Madero, se encuentra ubicado este tímido rincón que representa un remanso de paz en la ciudad. Un lugar ideal para enamorarse pero no sólo de tu pareja sino también de la historia que está envuelta entre sus paredes: aquí se encuentran construcciones que datan del siglo XIX y 19 de ellas han sido declaradas Monumentos Históricos.

En sus inicios, se lo conocía con el nombre de “Callejón de la Bolsa” y luego pasó a llamarse “Callejón del Socialismo”. Ahora recibe este romántico nombre gracias los versos del poeta local Lucas Ortiz, “Romance de mi ciudad”, los cuales invitan a ubicarse cómodamente en algunas de las banquetas y ser leídos desde sus paredes.

En sus inicios, este fue el camino de arrieros que iban con sus mulas así como de vendedores ambulantes. Cuando llegaba la noche, se alojaban en las posadas para reponerse del trabajo y los viajes, mientras sus animales también se alimentaban y descansaban, que también fueron algo muy característico de la zona. También aquí había una fábrica de jabón, que era muy conocida por ser la única que podía disponer de agua corriente.

El Callejón del Romance fue remodelado en el año 1965, aportándole ese tinte romántico que aún conserva: cantera rosa, fuentes, flores y asientos. Además, para lucir esa belleza, se colocó además alumbrado público.

Si bien su belleza se mantiene intacta durante el día y la noche, el mejor momento para apreciarla es cuando el sol se despide y deja su labor a los faroles. De este modo, se genera el ambiente ideal para recorrer el callejón y después perderse en los aromas y sabores de los restaurantes. Se destaca especialmente La Fontana, un sitio que ofrece exquisitas pastas acompañado de una suave música de piano.

La historia y el romance se conjugan en este rincón tan especial de Morelia y por eso es un sitio de visita obligada para entretenerse con leyendas de enamorados y darle un recreo a los sentidos.