Chichen Itza

Chichen Itza

Por supuesto, el turismo ha sabido sacar provecho de ello y se promociona este aspecto como una fortaleza. En algunos casos, se atribuye a los mayas y su sabiduría, en otros casos, a la tierra y a sus propiedades, como quiera que sea, para algunos no importa tanto el motivo como el resultado. Cerca del 21 del marzo, día que marca el equinoccio, algunas personas ya planearon donde pasar ese día. ¿Cuáles son los principales destinos energéticos de México?

Chichén Itzá en Yucatán: un destino maya por excelencia. Cuenta con increíbles construcciones, de gigantescas dimensiones que cuesta creer que hayan sido levantadas en épocas en donde no existía la tecnología actual. Ahí su grandiosidad. Entre las más populares, se encuentran el Templo de los Guerreros, el Observatorio El Caracol, el Juego de la Pelota y el Castillo. Este último se destaca pues aquí se producen interesantes efectos lumínicos que los mayas usaban para conocer el cambio de estación y así guiarse con sus cosechas.

Teotihuacan en el DF: año tras año, la concurrencia aumenta. En este sitio, dicen sentir una vibración diferente, a lo que se suman los rituales, danzas y ceremonias que preparan los diferentes grupos indígenas, como los matlatzincas, otomíes, náhuas y tlahuicas, para que la energía circule.

Monte Albán en Oaxaca: es otro de los lugares concurridos. Algunas de sus construcciones sobresalientes son el Juego de Pelota, el Edificio de los Danzantes y la Plataforma Norte. Monte Albán ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1987 pero uno de sus mayores atributos es que en general aquí el cielo siempre regala hermosas noches con lluvias de estrellas y otros fenómenos astronómicos.

Isla Mujeres, es un escenario permanente de rituales y ejercicios de meditación para aliviar el espíritu y recuperar energía. Este lugar ha sido un lugar de influencia maya por lo que aquí se encuentran santuarios y ruinas. Incluso está el Templo dedicado a la diosa de la fertilidad Ixchel. Por eso, no debe llamarnos la atención que muchas personas se reúnan aquí a hacer yoga y Reiki, no sólo durante el equinoccio sino en cualquier época del año.

Por su parte, los arqueólogos manifiestan que los pueblos originarios nada tenían que ver con esta supuesta intención. En la gran mayoría de los casos, los edificios están construidos bajo premisas cosmicas, es decir con la idea de representar el universo de la forma en que ellos lo concebían. O bien, también están asociados a ciclos de vida y muerte, pero no como centros energéticos.

Igualmente, más allá de fines arqueológicos o energéticos, siempre se puede tener una excusa a mano para visitar estos magníficos lugares de México.