Paseo Santa Lucia

Paseo Santa Lucia

Conocida como la Capital Industrial de México, Monterrey es una de las ciudades de mayor crecimiento del país. Y como si esto fuera poco, además es considerada una de las ciudades más felices del mundo. ¿A qué se debe? Probablemente una de las razones tenga que ver con que en medio de descomunales edificios modernos, también hay un lugar para la tranquilidad y el bienestar. Y uno de esos sitios, se encuentra en plena ciudad. Se trata nada menos que del Paseo Santa Lucía.

Es un río artificial que se puede navegar en embarcaciones pequeñas o bien atravesar a través de los andadores. Puede decirse que se trata de un atractivo relativamente nuevo ya que fue inaugurado en septiembre del año 2007, con motivo del Foro Mundial de las Culturas. Sin embargo es de destacar que su construcción se inició en el año 1996 aunque luego el desarrollo del proyecto estuvo detenido por 9 años.

No se encuentra ubicado en cualquier punto de la ciudad. No, su ubicación no fue azarosa. Allí donde se emplaza el Paseo Santa Lucía fue la tercera y última fundación de Monterrey por Don Diego de Montemayor. Entonces, actualidad e historia, vanguardia y pasado conviven en un mismo espacio. Un espacio que se ha convertido en uno de los favoritos de los habitantes y en uno de los más visitados por los viajeros.

El Paseo Santa Lucía es un remanso de paz en medio de una ciudad que se supone agitada y de un ritmo imparable. Navegar ese canal de 2.5 kilómetros de largo es una invitación a poner pausa y relajarse un momento pero también de conocer un poco más acerca de uno de los destinos más populares de México.

El canal está dividido en dos etapas: la primera de ellas cubre desde la Explanada de los Héroes (Palacio de Gobierno) hasta la Avenida Félix U. Gómez, mientras que la segunda va desde dicha avenida hasta el Parque Fundidora.

Este parque cuenta con más de 140 hectáreas que regalan a los visitantes espacios al aire libre para la recreación, la práctica de deportes, reuniones de negocios e incluso la posibilidad de sumergirse en la historia de Monterrey, al poder acariciar de cerca la industria que sacó adelante a la urbe. Uno de los puntos más llamativos del lugar es el Alto Horno Nº 1, considerado sitio histórico, en donde se aprecian 5 estufas de precalentamiento, que llaman la atención por su altura de más de 40 metros. Las mismas están acompañadas por una chimenea de ladrillo, que mide 50 metros de alto.

Sin lugar a dudas, el paseo resulta atractivo y prometedor ya que a su paso va revelando las bellezas propias de Monterrrey, como el clásico Cerro de la Silla. También se podrán apreciar las diversas fuentes, hay más de 20, que sobresalen de una manera especial gracias a la iluminación.

View of Cerro de la Silla mountain from Macroplaza in Monterrey, Nuevo Leon, Mexico

El lugar se mantiene con vida gracias a los numerosos puestos, cafés, restaurantes y bares que ofrecen cobijo a quienes quieren continuar disfrutando de este plácido rincón. Y por último, el componente cultural también se hace presente en este paseo con los variados museos que se pueden sumar al recorrido para terminar de conocer y enamorarse de Monterrey.

Un poco más de Zoom al Paseo Santa Lucía

– ¿Sabías que muchos lo comparan con el Riverwalk de San Antonio, Texas? Ya que está inspirada en este atractivo del país cercano.

– Recientemente se incorporó al Paseo Santa Lucía, el Museo del Dulce: vale la pena detenerse allí para conocer un poco más acerca de la cultura gastronómica de Monterrey y deleitar los sentidos con sus delicias típicas.